lunes, 21 enero 2019

El Semillero

E-mail

 

Durante el verano, Diciembre, Enero y Febrero se empiezan a preparar tanto las vegas como los semilleros, eligiendo terrenos sueltos y bien drenados, preferiblemente cerca de una fuente de agua. Debido a que las raíces, de la planta del tabaco son muy delicadas, es necesario que los suelos estén muy sueltos, por lo que el veguero debe roturar los campos repetidas veces, consiguiendo al mismo tiempo que el suelo quede suelto y que la vegetación presente (usualmente plantas de tabaco del año anterior), se convierta en abono natural.


cigarrosPrimero se preparan los semilleros, aplicando fungicidas y herbicidas para evitar el crecimiento de malas hierbas y plantas parasitarias y, en septiembre, se procede a la tirada de semillas. Debido a su diminuto tamaño, la semilla de tabaco se mezcla con arena o ceniza, para que a medida que se va lanzando la semilla el terreno quede marcado. Si la semilla utilizada es buena puede brotar alrededor del 95 ó 98 % de la misma.


La semilla debe ser regada dos veces al día, tras lo cual se procede a tapar el semillero con paja de arroz para proteger las semillas del sol directo, del viento y de una excesiva perdida de humedad. Tras 45 días de riego, las "posturas" o plántulas tienen unos 15 ó 20 cm. de altura y están listas para ser transplantadas o sembradas en las vegas.


Se empieza con las posturas más grandes y vigorosas, a las que seguirán las demás a medida que vayan teniendo el tamaño suficiente, pero siempre de forma uniforme, ya que interesa que cada plantación pueda ser manejada en bloque. Es importante, regar de forma que la tierra esté blanda y no se dañen las raíces de las posturas al desarraigarlas. Las plántulas, se trasladan a las vegas en cajas de transporte.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos