lunes, 21 enero 2019

Etapas de la Fermentación

E-mail

 

Una vez curadas, las hojas de cada cuje se sueltan y se atan en un mazo llamado gavilla, formado por unas cuarenta o cincuenta hojas, y se llevan a las casas de fermentación. Aquí se colocan en unas pilas o pilones de unos cero punto cinco m. de alto. La humedad aún presente en las hojas es suficiente para desencadenar la primera fermentación, que puede durar unos 30 días. Este proceso reduce la presencia de resinas en las hojas que, además, van tomando un color más uniforme antes de pasar al despalillo y a la clasificación.


cigarrosDurante la fermentación debe ser controlada muy cuidadosamente la temperatura, ya que si llega a superar los 35º C, el pilón debe deshacerse para sacudir y airear las hojas antes de volver a ser apilado.


Segunda Fermentación
Se vuelve a amontonar las hojas pero, esta vez, formando un pilón mucho mayor. La humedad recogida durante la moja, junto con la presión causada por el peso de las hojas, disparan la segunda fermentación, que puede durar hasta 60 días. Para controlar este proceso se insertan, termómetros en los pilones (también llamados burros) y las temperaturas se controlan diariamente, para que no sobrepasen los valores determinados para cada tipo de tabaco, aunque según el tipo pueden llegar a alcanzar los 50 ó 60º C.


Este proceso se repite varias veces, cambiando la posición de las hojas en el pilote, de arriba a abajo o al centro, hasta que la temperatura ya no sigue subiendo, lo que indica que la fermentación ha concluido.


Durante este proceso, el tabaco sufre una transformación química que refina aun más su aroma y su sabor pero, básicamente, elimina el amoníaco y las otras impurezas que contiene.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos