domingo, 24 marzo 2019

Proceso de Cultivo

E-mail

 

El cultivo del tabaco, es una labor ardua y delicada que requiere de mucha experiencia y trabajo en unas condiciones muy duras. Altas temperaturas y humedad, cuidados muy específicos y exigentes riego, desbotone, deshijado, abono, pesticida, etc. y escasos beneficios y reconocimientos, no impiden que el campesino se entregue al cultivo del tabaco, con toda su alma y un íntimo conocimiento del producto.


cigarrosTodo esto, fruto, en la mayoría de los casos, de una larga tradición familiar y de la forma en que se vive el mundo del tabaco; como parte intrínseca de la cultura popular, surgida de las raíces taínas y la tradición española y entrelazada con el misticismo llegado de África.


Así se refiere el escritor norteamericano Samuel Hazard, a la dedicación del cigarro;"guiado por los resultados de una larga experiencia transmitida por sus antecesores, el agricultor conoce sin que lo sepa explicar científicamente, la manera de aumentar o disminuir la fortaleza o la suavidad del tabaco. Su mano derecha, como si fuera guiada por un instinto, sabe qué brotes hay que arrancar para poner un límite al desarrollo o crecimiento de la planta o que poda es necesario hacer para dejarle sólo las hojas de la mejor calidad.


Pero el principal cuidado, al que dedican la mayor parte de sus horas de vida, es al exterminio de los voraces insectos que atacan la planta. El cigarro pasa noches enteras provistas de luces, librando los brotes que comienzan a abrirse de los destructores insectos. Todavía, tiene que librar una más dura batalla contra sus peores enemigos".

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos