domingo, 24 marzo 2019

Siembra y Crecimiento

E-mail

 

La siembra se realiza a partir de octubre en etapas, a medida que las posturas van alcanzando el tamaño adecuado y, además, para dosificar el esfuerzo que representa esta labor y, posteriormente, escalonar los diferentes procesos. Las posturas, se van plantando con una separación de 40 cm. entre ellas. En esta época empiezan las lluvias, aunque dada la importancia del riego abundante durante esta fase, también se continúa regando para obtener una buena cosecha. Durante esta fase se llevarán a cabo dos o tres deshierbes para eliminar las malas hierbas.


cigarrosLos próximos 45 ó 50 días las plantas los dedicarán a alcanzar su pleno desarrollo, pero mientras tanto, serán visitadas regularmente para realizar labores de azada y control de plagas pero, básicamente, para ir eliminando sus yemas terminales (desbotone) y sus yemas auxiliares (deshijado).


Estas dos tareas son sumamente importantes y tienen como objeto eliminar el nacimiento de las flores, tanto las de la corona como las que nacen a lo largo del tallo, bajo las hojas, ya que estas consumen una gran cantidad de nutrientes durante su desarrollo, en perjuicio de las partes útiles de la planta, las hojas. De todas formas, siempre suelen dejarse algunas plantas grandes y fuertes con flores para la obtención de buenas semillas.


En esta fase, es donde las plantas de una u otra variedad (Corojo o Criollo) empiezan a seguir procesos bastante diferentes. El tabaco de tripa y de capote, el Criollo, se transplanta a las llamadas vegas de sol. En las vegas se cultiva todo el tabaco de exportación (en forma de habanos), y lo único que cambia es la vega de procedencia. Todo el tabaco es de vega de sol, y las vegas se definen por su calidad, pudiendo ser vegas finas de sol, vegas de primera, de segunda, etc.


La vega fina se define como aquella que, por las particulares características de su suelo, clima, etc., produce tabaco que, incluso al cabo de cuatro o cinco años de enterciado (almacenamiento en tercios o pacas), mantiene intactas sus propiedades organolépticas, a veces incluso mejorando en calidad con el paso del tiempo. Si la vega es de segunda, el tabaco ya no es tan resistente al paso del tiempo, lo cual no quiere decir que no sea bueno, que lo es, sino que no aguanta tan bien el paso del tiempo y es más difícil añejarlo.


El tabaco para capa, el Corojo, se lleva a las vegas de tabaco tapado. La hoja para capa se cultiva principalmente en vegas seleccionadas de la zona.


El resultado es una capa muy aromática, de sabor algo dulzón (típico del tabaco cubano), textura suave y fina y que tiende a los colores claros del centro de mesa de escogida. Las vegas de tabaco tapado son campos normales que se recubren con unas telas blancas y finas de algodón semitransparente a unos tres m. del suelo, para que la planta de tabaco pueda crecer bajo su sombra y, al mismo tiempo, no se torne áspera, gruesa y de color poco parejo por efecto del sol.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos